martes, 4 de octubre de 2011

Me importas demasiado para dejarte ir.

Puede que me cueste, que no sea fácil, que tenga que luchar, que me caiga me haga daño y me toque llorar, pero sé que merecerá la pena levantarse si cada vez que piense en ti sepa que posiblemente tú estarás haciendo lo mismo, que cuando tenga ganas de llorar, en ese momento sonará el teléfono y harás lo que sea para hacerme sonreír, porque no se como lo haces pero siempre lo consigues. Puede que no esté preparada para todo pero prefiero ir sorprendiéndome poco a poco con tal de tenerte conmigo, porque no seria capaz de dejarte marchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario